lunes, 29 de agosto de 2011

LO SABES

















 


LO SABES




 


Sabes que soy
bailarina girando
al ritmo inverso
de todas las cosas.
Soy la disfonía
de una canción engreída
que en cada acorde
te dibuja y desdibuja
solo para poseer
el repetido placer
de dibujarte otra vez.
Apenas soy
una incertidumbre calma
de la escala musical
que se ha acurrucado
en la letanía
lejana de tus oídos.
Sabes que soy
quien te está amando
bajo un sol sonriente
y sediento de ti.
Y soy luna llena,
plateada y ebria
de delirios que no cesan
de rumorear tu imagen...
Sé que lo sabes!

 



   Eve V.Gauna Piragine

jueves, 25 de agosto de 2011

Mi dueño

   






Mi dueño



El dueño de mi amor
 tendrá la sonrisa
 simple, franca,
 los gestos mansos
 y la luz del alma
 en la mirada.
Me entenderá más allá
de mis pocas palabras,
comprenderá mis silencios
y me entregará
 la paciencia del beso
 cuando mis ojos
 se alejen perdidos
 en el viento.
El hombre de mis sueños
 no buscará el por qué
 de mis tantos desvelos
 ni el motivo
 de mis lágrimas.
 Sin ser pregunta,
 será consuelo.
El dueño de mi amor
sabrá quemarse en mi fuego,
 contenerme en sus manos
 como llama viva,
 ardiendo
para después llenarme
 de tibiezas y calma
 en la inmensidad
 bendita
de su pecho.
El hombre de mis sueños
 no sabrá de cobardías
 ni conocerá de miedos
 cuando deba proteger
 los sentimientos
que nacieron nuestros.
En sus brazos encontraré
 el lugar más seguro
 de todo el universo.


Ese hombre será mi mundo,
mi refugio,
y su amor
mi único dueño


Eve V.Gauna Piragine

domingo, 21 de agosto de 2011

No quiero ser yo

   








No quiero ser yo



Yo no quiero ser yo.
Quiero escapar
de este cuerpo
que me detiene
y encarcela.
Flotar en el aire,
libre de las limitaciones
y leyes que rigen
a la materia.
Traspasar
el frágil umbral
que separa lo tangible
y volverme etérea:
como rayo de luna,
como tibieza de sol,
como luz de estrella.
Viajar al lugar
donde van los ruegos
y los sollozos,
secar las lágrimas
que empañaron
desconocidos ojos.
Poder admirar
las almas blancas
que por el cosmos pasean,
maravillarme
en su sabiduría
y piedad inmensa.


Escapar de todos,
librarme de todo...
No creo que entiendas.

  Eve V.Gauna Piragine

martes, 16 de agosto de 2011

PUDIENDO SER MAR
















PUDIENDO SER MAR






Yo prometí besarte
como jamás
te habían besado
y la sed de mis labios
bebió de tu boca
hasta la última gota
de todo tu ser.
Te entregué noches
suaves, filosas,
de espinas y rosas
con toques de miel;
y una necesidad honda,
total, imperiosa
de respirarme tu aliento
y sentirte en la piel.
Todo fue poco
o poco fue todo,
eso depende,
según el criterio
con el cual recuerdes
aquéllos momentos.
Yo solo sé
que no fuiste capaz
de aplacar tanta sed.
Me quedó tu sabor
entremezclado
con un dulce lejano.
No sé si fue poco,
no sé si fue todo...
Pero te recuerdo desierto
pudiendo ser mar.

 


Eve V.Gauna Piragine

viernes, 12 de agosto de 2011

El final de los sueños

   










El final de los sueños







De trigo y de sol
alguna vez fueron mis sueños
y tranquilamente
se mecían al ritmo del viento.


De tierra próspera y fértil
alguna vez fue mi corazón
y, como ella, agradecía
cada gota de lluvia, cada rayo de sol.


Como promesa de cosecha
alguna vez fue mi vida
y tras cada crudo invierno,
vigorosa, florecía.


Como surco abierto
con mis manos y regado por mi sudor
o a veces lágrimas,
así eran mis sueños, vida y corazón.


Ya no hay más. Todo terminó.
Mi tierra se ha tornado árida,
estéril y reseca,
tanto que en ella
ni siquiera sobrevive
la mala yerba.


Yo no soñé con jardines
con flores de bellos colores
ni con su perfume.


Mi sueño tenía el amarillo
del trigo y del sol
y el sabor salado
a lágrima y sudor.


No pudo ser...

Eve V.Gauna Piragine

martes, 9 de agosto de 2011

Casi desconocidos

       










Casi desconocidos




Casi no lo conozco, es cierto,
pero es como si ya lo conociera,
como si ya hubiese
sentido sus manos,
el olor de su cuerpo,
el sabor de sus labios.
Casi no lo conozco
pero sé que encajamos
como piezas geométricas
de un rompecabezas
y sin siquiera
habernos tocado
sé que nuestra unión
será perfecta:
como ladrillo y cemento en el muro
que dan origen
a una construcción duradera.
Casi ni lo conozco, es cierto,
pero siento tan real
estas certezas
que a pesar de no habernos amado
presiento lo maravilloso
en la entrega.
Y, así, como cuadros
aún no creados
yo veo lo que será
como si hubiese sido.
Y es un amor pleno y hermoso
entre dos casi desconocidos.


  Eve V.Gauna Piragine

viernes, 5 de agosto de 2011

Voces De La Noche

     















Voces De La Noche


.

De las entrañas mismas de la noche
se desgarran rumores incesantes,
filosos ecos, como voces,
de lenguas negras y punzantes.
Penetran en la calma de mis oídos,
invaden los laberintos de mis venas
y cristalizan cortándome la sangre.
Son antiguos ejércitos de anhelos
vencidos en injustos avatares
reclamando al tiempo la clemencia
de un digno sepulcro en el olvido.
Son suspiros crucificados en carne viva,
deseos fracasados, mal envejecidos,
ruinas de sueños abatidos
sobre ruinas de sueños agonizantes.
Una densidad oscura de sonidos
tiñe la noche delirante
y la vuelve aún más noche...
Entonces yo percibo las palabras
que murieron sin llegar a pronunciarse.
.
      
Eve V.Gauna Piragine

Tu ausencia

   








Tu ausencia
.




Ya no voy a intentar
dilucidar los motivos
ni tratar de entenderlos.
Solo sé que cuando
te busqué...no estabas.
No sé si fue esto
una circunstancia,
una causa o un efecto...
Qué importancia puede tener?
Solo no estabas,
eso fue lo cierto.
Ya no tiene relevancia
el intento de ver más allá
de lo que mis ojos vieron.
Solo no estabas.
Tu ausencia reveló aún más
de lo que nunca quise saber
y me quitó la sonrisa grácil
de la simple ignorancia.
No...no quiero saber más nada,
ya es demasiado saber
que no estabas
cuando te busqué.
.
   
Eve V.Gauna Piragine

Por ti




Por ti




Busqué en los bolsillos del recuerdo
un suspiro escarlata
y te lo entregué en un beso
desnudo de palabras.

Para ti llené los vacíos,
incineré las aguas
y apacigüé el furioso grito
del olvido que te llamaba.

Después de que fuiste tormenta
vestí el cielo de gala
con mansas nubes de bronce,
cobre, jazmín y plata.

Por ti le hurté a la noche
una luna pentagramada
anhelosa de melodías,
de caricias y alboradas.

Y en el repetido paisaje
de tu arrepentida mirada
vuelvo a sembrar las flores
más inocentes y blancas.


  Eve V.Gauna Piragine

PLEGARIA POR LOS IMPOSIBLES






Plegaria por los imposibles
.


Somos orillas
de un mismo río
el agua que nos separa
nos une a la vez.
El amor que es,
sin deber haber sido
por cobardía a veces
es enterrado vivo
pagando el pecado
de atreverse a nacer.
Y, así, mi amor tan puro
pero rebelde, aventurero,
al arrullo de los imposibles
de a poco se irá durmiendo,
recostado en un manojo
tan pequeño y anémico
de noches furtivas
que soñaron con lo eterno.
Se quebrará el silencio
de alguna alborada
cuando eleve a Dios
esta humilde plegaria
donde le pido luz
para los amores vivos,
le suplico paz
para los amores muertos
y le ruego piedad
para los amores que son
aún no debiendo ser.
.
       
Eve V.Gauna Piragine

OTROS OCASOS

      


        






Otros Ocasos




Las agujas del tiempo
nos hirieron.
Fuimos delirio
de un ángel casi profano
que inventó
para nosotros madrugadas.
Nuestros besos
fueron el pan de cada día
y devoramos
el amor hasta los huesos.
Nos bebimos la frescura del rocío
convirtiendo
paraísos en desiertos.
La pasión,
como un rey viejo y ya cansado,
contempló
el ocaso de los soles,
y vaticinó
el final de su reinado.
Un destello de tristeza
estalló en mi mirada
y sonreí al ver mis manos
sosteniendo mil hilachas...
Era todo lo que quedaba de mi alma!
Y no pude dejar de sonreír.


   
Eve V.Gauna Piragine  

NO ME ESCUCHAS

   





NO ME ESCUCHAS

.


Mi voz emerge
de la nocturna melodía
de los grillos
acariciando la espera
para poder ser música
en tus oídos.
Mi voz pretende ovillarse
en una semilla
que germine
en una vibración cósmica
y así,
llenarte de silvestrías
el alma.
Aún no me escuchas.
A pesar del vacío
habitado de frías
indiferencias
la calma de mis palabras
continúa intentando
superar el desgano.
Mis manos, ciegas
a toda distancia,
siempre buscan tus manos
mientras que tu existencia
se desgrana lenta
en una repetición rígida
de días donde no estoy.
Mis labios incansables
te siguen hablando...
a pesar de saber
que aún no me escuchas.
.
   
Eve V.Gauna Piragine


.

LA MEDIDA EXACTA







 LA MEDIDA EXACTA
.


Mi alma habitó
el sueño de sentirte
en la contemplación
de un instante mezquino
intentando
eternizar el momento
para amarte
creando para nosotros
un génesis perpetuo.
Hasta casi cegarse
mis ojos te buscaron
en los libros lunarios
del delirio
y por cada hoja 
asesiné una noche
arrancando imágenes
a tu olvido.
Así, mi amor fue grande,
debió serlo
para llenar tanto vacío.
Fuiste ausencia y lejanía.
El vacío fue inmenso
y tu amor... tan pequeño.


.
Eve V.Gauna Piragine


LA MARAVILLA DE LOS OJOS






LA MARAVILLA DE LOS OJOS




Esa mirada infinita
suspensión perfecta
de todos los segundos
que se traducen en el dulzor
de unos versos desprendidos
de los racimos maduros
de un tiempo sin reloj.
Esa mirada bromista
donde se equilibra,
tambaleante, la palabra
sobre un abismo colosal
de filosos silencios.
Esa mirada que ensaya
día a día
la cruel utopía de saber
que representa la falsía
de existir en un ensayo
breve y fugaz de vida
donde cada personaje
escribe sus propias líneas
tejiendo, así, una obra
rotosa y desaliñada.
Esa mirada insegura,
casi maravillada y ávida,
dónde convergen los mares
y el canto engañoso
de todas las sirenas
para resumirse
en la creación dolorosa
de una sola lágrima salada.
Esa mirada...todos,
esa mirada...yo.
Esa mirada que solo mira
mientras mis ojos leen
la grotesca obra sin título
ni compasión de un autor
que solo supo soñarse a sí mismo
resumiéndose en el multiverso
y compendió todos los libros
donde se lo reconoce
con el nombre de Hacedor.



Eve V.Gauna Piragine


DULCE CERTEZA








DULCE CERTEZA



Otra gota de ausencia
se desliza por el rostro
melancólico de la tarde.
La noche se despereza
estirando sus extremidades
extendiéndo la impiadosa
oscuridad de la soledad.
Tu nombre va cobrando brillo
en la lejanía azul
de la luz de una estrella.
Tu nombre aún permanece vivo
y es el mismo latido
del corazón doliente
de la inocencia de la noche.
Entonces sucede...
Otra vez tu nombre
llega hasta mí
enredándose en mis cabellos,
acariciando mis suspiros
y cubriendo de tibiezas
la leve frescura de mi cuerpo.
Miro mis manos
y las veo repletas
de la dulce certeza de saber
que siempre habrá noches
en las que tu nombre
recorrerá el firmamento
para llegar hasta mí
cubriéndome de deseos.

   
Eve V.Gauna Piragine