lunes, 27 de febrero de 2012

LA NOCHE Y TU NOMBRE







LA NOCHE Y TU NOMBRE


En noches como ésta
me pierdo
en una confusión de sentidos.
Es entonces que el tiempo
 me arroja
contra aquellos momentos
donde resumimos
las ansias del universo
en un solo latido compartido
por nuestros corazones.
La sangre de la noche
comulga con mi sangre
mientras padezco tu nombre
danzando, incansable,
sobre la piel de mis labios.
Y vuelvo descubrir
la amargura en lo dulce
y el dulzor en lo amargo
cumpliendo la sentencia
a la que me condeno
en noches como ésta.
Ahora los oídos de la noche
han vuelto a estallar
como cristales
por la disonancia de tu nombre.
Otra vez la noche
se ha vuelto a quedar sola,
herida y sorda
porque he vuelto a pronunciar
tu nombre.


 Eve V.Gauna Piragine