domingo, 17 de febrero de 2013

INSOMNE









INSOMNE



Otra vez comienza
a emanar tu nombre,
arroyo sonoro, distraído,
como sucede a veces
con un recuerdo ido
de esos predestinados 
a siempre volver.
Afuera la calle
se llena de ausencia
mientras el dedo del viento
dibuja en el silencio
delineando suspiros
presentes y ausentes
reclamando el ayer.
No sé si la espera
se tiñe de esperanza
o la esperanza
es del color de la espera,
se semejan y mimetizan
cuando se recuestan 
melancólicas
en las heridas de mi pupila.
El deseo, el recuerdo 
y el aroma de tu piel
vuelven las noches
insoportablemente perversas.
Duele que no estés en ellas.



Eve V.Gauna Piragine