miércoles, 7 de agosto de 2013

DESDE EL SILENCIO












DESDE EL SILENCIO






No se escuchará 
mi rugido 
cuando se agrieten 
mis ojos
ni habrán testigos
cuando me venza 
el cansancio
y aunque el daño 
es el mismo
se lleve por dentro 
o por fuera
yo encuentro 
cierta nobleza
en los dolores callados.




Eve V.Gauna Piragine