domingo, 10 de noviembre de 2013

LA TIBIEZA NUEVA













LA TIBIEZA NUEVA






Un cigarrillo después
llegó la noche
con sus garras afiladas
de viejas ausencias
temblando silencios
reclamando gemidos
ostentando necesidades.
Me encontró
con los huesos al aire
y la piel en el alma
con las manos vacías
pero con los ojos llenos
y recordé como se sentía
creer que en mi vida
te anunciabas.
La noche se hizo sangre
para entibiarme el corazón.




Eve V.Gauna Piragine