miércoles, 12 de marzo de 2014

CONJURO ENTRE PAREDES








CONJURO ENTRE PAREDES



En estas cuatro paredes
construídas con ausencias
de dioses, con arañazos
de demonios, con muertes
de a pedazos
con lágrimas de sueños
arrodilladas
ante los pies de las pesadillas
cada ladrillo es una soledad hueca 
dormido sobre las ruinas húmedas
de innumerables carencias
consumidas de tiempo
hasta ser mínimas, insignificantes 
hasta ser nada.
Acá el arraigo y el desarraigo
se adormecieron entre las plumas 
del ala de un ángel caído, maldito 
por rebelde o simplemente
por ser más humano que ángel.
Dentro de estas cuatro paredes
las horas conocen de memoria
como transmutar el hambre en humo
el frío en abrigo de verbos
el recuerdo en visible y palpable
el dolor en costumbre que ya no duele.
Afuera las hienas ríen
dibujando el paisaje en crudo
sobre un horizonte de dientes
pero por dentro de estas paredes
existe un conjuro fluyendo en la sangre
de lo que queda de un cuerpo
que decapitó su alma 
para mantener fuera lo de afuera
protegiendo lo de adentro
y para poseer el digno placer
de escupir sus propios huesos
contra la hipócrita cara del mundo.


Eve V.Gauna Piragine