sábado, 22 de septiembre de 2012

ME CONFIESO CULPABLE







ME CONFIESO CULPABLE



Fue mi culpa amarte
en el silencio de la ausencia
encontrarte en el alma del tiempo
sintiéndote en la gemir de la lluvia.
En esta madrugada temblorosa
se revelan intensos los recuerdos
con el filo de mil verdugos.
Y llevo la culpa en la sangre
de esperarte más allá de la espera
de soñarte más allá del sueño
de no haberte mirado
jamás con los ojos.
Soy culpable del beso
que ha entregado todo
hasta quedar sin nada    
de la caricia que pretendió rozar
aún más que la engañosa
verdad del cuerpo
persiguiendo la utopía
de ser no solo caricia.
Se disipa la levedad de tu nombre
en esta noche que agoniza
hecha trizas en mi fragilidad.


Eve V.Gauna Piragine