jueves, 26 de septiembre de 2013

SIMULACROS
















SIMULACROS





Si era amor y no era.
Era mi urgencia de amar
y la tuya de que te amen.
Era un estado diferente
de soledad compartida
donde no llegábamos
a estar solos.
Si era amor y no era.
Era el hambre del beso
más allá de la identidad
de las bocas
entre dos almas voraces
que para besarse
jugaban a ser ciegas.
Si era amor y no era.
Era menos que una realidad
pero más que una utopía.
Era una zona neutral
donde vivimos 
una paz transitoria
refugiados del peligro 
de enamorarnos
una anestesia autoinducida
una vacuna preventiva
a la enfermedad
que causa el amor al marcharse.




Eve V.Gauna Piragine