jueves, 6 de junio de 2013

EN LAS HENDIDURAS DE LA MEMORIA







EN LAS HENDIDURAS DE LA MEMORIA





Conozco el dialecto
en que se expresan las almas
percibo en las miradas
sus profundas flaquezas
sus abnegadas luchas
sus frágiles fortalezas.
Amamos aún más lo perdido
el tiempo lo recrea
para nosotros
con un majestuoso esplendor
casi ilusorio.
No es que la memoria
cambie las cosas
sino que las redime
de entre las viciadas mortajas
de errores y culpas
y las va descifrando
haciéndolas libres
de tiranos reproches.
Entonces el recuerdo
se nos va arraigando
como un dulce hábito
que nos brinda un resquicio
donde encontramos
a quienes nos faltan
en los limitados momentos
de la añoranza.



Eve V.Gauna Piragine