miércoles, 7 de mayo de 2014

DESDE LA MEMORIA DEL HUESO




DESDE LA MEMORIA DEL HUESO


Te vi huir de la inutilidad
de tu cuerpo cuando cedió.
Gigante de hierro
hombre infinito
tus huesos son memoria
en mis huesos.
Te llevaste tu paciencia
sin límites
tu mirar bueno
tu sabiduría simple y clara.
El vacío que dejaste fue inmenso
y en él surgió otro universo
lleno de incertidumbres
de necesidades
de ausencia.
Antes cuando tus ojos 
estaban abiertos
después cuando los cerraste:
siempre hay un antes y un después 
que cambian la vida para siempre.
Cómo quise 
acompañarte en tu partida padre!
Pero yo nacía a la vida
con las alas rotas
los ojos muertos
las manos desnudas.
Con la sangre derramada
la carne en jirones
y un pequeño residuo 
 de alma sin sueños.
Qué larga y difícil espera
desde aquél entonces. 
Cómo quiero acompañarte padre!
Alivia tu ausencia saber 
que el momento no debe estar lejos.

Eve V.Gauna Piragine