viernes, 17 de enero de 2014

EL REFLEJO DEL GOLPE










EL REFLEJO DEL GOLPE




No eran míos 
esos ojos en mi rostro
que me observaban 
desde el fondo del espejo.
Por instinto
golpeé su mirada
con mis manos.
Al momento de cortarme
los trozos de vidrio
se escabulleron 
vertiginosos
en diversas direcciones.
Después desde todos ellos
cientos de ojos
de demonios y dioses
observaron indiferentes
como la sangre 
desertaba de mis venas
huyendo hacia el suelo.



Eve V.Gauna Piragine