miércoles, 8 de enero de 2014

LO NUEVO, LO VIEJO Y LO PRESTADO: EL AZUL










 LO NUEVO, LO VIEJO Y LO PRESTADO: 
EL AZUL



Hay un olor en el ambiente
surgiendo del quiebre justo
donde se dobla noche
transformándose en espalda
dejando de tener rostro.
Mala señal. Otro final está cerca.
Lo esperaba era inevitable.
Las cosas empiezan a difumarse
y terminarán siendo niebla.
No importa. Ya vendrán otras.
Ahora es el tiempo que queda
para ir renunciando.
Es mejor no estar atados a nada ni nadie
para ser libres de morir
pero la libertad no es más que una utopía
que prodiga una sonrisa socarrona
a modo de limosna a quien cree en ella.
Alguien o algo arrastramos con nosotros
como grillete encarnado 
aunque más no sea
un paupérrimo recuerdo
o la inefable persistencia
de un deseo descolorido
maltrecho por los años sobreviviendo 
como una alimaña en su escondrijo
en un mísero rincón del alma 
al que no tenemos acceso.
Lo bueno es que todo comienza
a tener el mismo color.
Lo malo es la desidia 
que me provoca el juicio 
en el que volverán a condenarme
bajo leyes de primavera
donde florece la hipocrecía 
con todo el ardor de su esplendor.
Lo nuevo serán las máscaras
modelos de ficción
que estrenarán con elegancia los verdugos.
Lo viejo es que me tocará en suerte
el otoño para renacer
con el invierno tan próximo.
Y lo prestado como siempre
vendrá del cielo 
con su viciado azul.



Eve V.Gauna Piragine