viernes, 5 de agosto de 2011

DULCE CERTEZA








DULCE CERTEZA



Otra gota de ausencia
se desliza por el rostro
melancólico de la tarde.
La noche se despereza
estirando sus extremidades
extendiéndo la impiadosa
oscuridad de la soledad.
Tu nombre va cobrando brillo
en la lejanía azul
de la luz de una estrella.
Tu nombre aún permanece vivo
y es el mismo latido
del corazón doliente
de la inocencia de la noche.
Entonces sucede...
Otra vez tu nombre
llega hasta mí
enredándose en mis cabellos,
acariciando mis suspiros
y cubriendo de tibiezas
la leve frescura de mi cuerpo.
Miro mis manos
y las veo repletas
de la dulce certeza de saber
que siempre habrá noches
en las que tu nombre
recorrerá el firmamento
para llegar hasta mí
cubriéndome de deseos.

   
Eve V.Gauna Piragine