viernes, 5 de agosto de 2011

LA MARAVILLA DE LOS OJOS






LA MARAVILLA DE LOS OJOS




Esa mirada infinita
suspensión perfecta
de todos los segundos
que se traducen en el dulzor
de unos versos desprendidos
de los racimos maduros
de un tiempo sin reloj.
Esa mirada bromista
donde se equilibra,
tambaleante, la palabra
sobre un abismo colosal
de filosos silencios.
Esa mirada que ensaya
día a día
la cruel utopía de saber
que representa la falsía
de existir en un ensayo
breve y fugaz de vida
donde cada personaje
escribe sus propias líneas
tejiendo, así, una obra
rotosa y desaliñada.
Esa mirada insegura,
casi maravillada y ávida,
dónde convergen los mares
y el canto engañoso
de todas las sirenas
para resumirse
en la creación dolorosa
de una sola lágrima salada.
Esa mirada...todos,
esa mirada...yo.
Esa mirada que solo mira
mientras mis ojos leen
la grotesca obra sin título
ni compasión de un autor
que solo supo soñarse a sí mismo
resumiéndose en el multiverso
y compendió todos los libros
donde se lo reconoce
con el nombre de Hacedor.



Eve V.Gauna Piragine