viernes, 12 de agosto de 2011

El final de los sueños

   










El final de los sueños







De trigo y de sol
alguna vez fueron mis sueños
y tranquilamente
se mecían al ritmo del viento.


De tierra próspera y fértil
alguna vez fue mi corazón
y, como ella, agradecía
cada gota de lluvia, cada rayo de sol.


Como promesa de cosecha
alguna vez fue mi vida
y tras cada crudo invierno,
vigorosa, florecía.


Como surco abierto
con mis manos y regado por mi sudor
o a veces lágrimas,
así eran mis sueños, vida y corazón.


Ya no hay más. Todo terminó.
Mi tierra se ha tornado árida,
estéril y reseca,
tanto que en ella
ni siquiera sobrevive
la mala yerba.


Yo no soñé con jardines
con flores de bellos colores
ni con su perfume.


Mi sueño tenía el amarillo
del trigo y del sol
y el sabor salado
a lágrima y sudor.


No pudo ser...

Eve V.Gauna Piragine